Durante el mes de julio de 2017 se concretó un hecho histórico y sin precedentes en la vida de nuestro Ministerio; el pastor Fernando García y una delegación del Coro Menap viajaron aproximadamente 13.000 kilómetros para presentarse por primera vez en el viejo continente, específicamente en el país de Rumania, en donde durante cuatro días participaron de distintas reuniones y presentaciones musicales. Fueron 21 personas en total las que fueron parte de este hecho inédito y que sin duda nos llena de alegría porque fue de gran bendición tanto para un pueblo rumano hambriento de la Presencia del Señor así como también para cada uno de nuestros integrantes, los cuales vivieron una experiencia que, en todos los sentidos, fue inolvidable para sus vidas.

El jueves 20 nuestra delegación participó de una reunión en la Iglesia “Sfanta Treime” (Santa Trinidad) en la ciudad de Bistrita; el viernes 21 y sábado 22 se presentó en un evento al aire libre en la localidad de Stramba; y el domingo 23 participó de una reunión en la Iglesia Betania, en la ciudad de Cluj-Napoca.

A pesar de la barrera del idioma y la cultura, esto no fue impedimento para que en cada lugar hubiera una comunión de espíritu, y aunque el desafío de ir a un lugar tan lejano y desconocido era grande, el Señor preparó todo para que el resultado fuera llevar el avivamiento y el mover de Dios en cada lugar que fue visitado. Agradecemos a Dios esta tremenda puerta que Él abrió para nuestro Ministerio; también al hermano Nello junto a su numerosa familia, quienes gestionaron, organizaron y trabajaron arduamente para que se concretara esta gira por el país europeo, y al pastor Cripian que cumplió un papel fundamental como lo fue traducir lo que decía nuestro pastor Fernando y así conectar al pueblo rumano con lo que les compartió nuestra delegación en cada actividad.